Todo Final es Sólo un Nuevo Principio

Eduardo Vackflores

Eduardo Vackflores

Director de Tecnologías Educativas

únete a nuestras Redes

El 2022 ha sido un año que quedará marcado en nuestra memoria. A nivel colectivo representó un reinicio después de casi dos años de cuarentenas, incertidumbre y aislamiento producto de la pandemia del covid-19. A nivel individual, el 2022 nos invitó a enfrentar una nueva realidad y retomar una mirada consciente y atenta a nuestra vida, que para bien o para mal, no volverá a ser la misma, pero como dijo el médico Jorge Bucay “Cada vez que algo se va, deja lugar a lo que sigue”.

Tiempo de Lectura:  3 minutos  Audio Disponible:

La vida está llena de ciclos, que comienzan y terminan; nacimiento, infancia, estudios, trabajos, proyectos y sueños, de manera que vivimos numerosos principios y finales.

En lo personal, el 2022 me enseñó (de manera un tanto dura) a no preocuparse tanto de las cosas que no podemos controlar y a ocuparnos más de nosotros mismos, aprender a escuchar el cuerpo, a aceptar las emociones tal como surgen y no dejar que los pensamientos nos abrumen.

Tengo que reconocer que no es fácil vivir con lo que no se puede controlar, especialmente si son sucesos complejos, pero hay una frase que me ayudó a aceptarlos mejor: en la vida todo llega, todo pasa y todo cambia.

Un pequeño consejo que quisiera compartir, y que en lo personal me ha ayudado a convivir mejor con lo incontrolable: aprender a elegir, por ejemplo seleccionar lo que lees, lo que comes, lo que dices, lo que escuchas, lo que ves en internet e incluso lo que piensas. Tomar consciencia de cómo decido relacionarme con el malestar e intentar buscar el lado más luminoso de cada momento que nos toca vivir. Son posturas personales que sí podemos escoger y que marcan una gran diferencia en la manera que enfrentas cada ciclo de tu vida.

Un pequeño consejo que quisiera compartir, y que en lo personal me ha ayudado a convivir mejor con lo incontrolable: aprender a elegir.

Aprender a elegir

En Fundación Educacional Planeta Tierra todo el equipo eligió trabajar con los niños y niñas que viven sus primeros años de vida, la primera infancia, y también con las personas que los cuidan y cultivan su crianza y educación: familiares, cuidadores y educadores de párvulos.

Por esta razón nuestro mayor deseo para el nuevo año que está por nacer: poner toda nuestra capacidad transformadora para que más niños y niñas tengan acceso a una educación inicial de calidad, más amable y compasiva. Que vivan una infancia estimulada y por sobre todo; que sean apreciados y queridos, para que éstas nuevas generaciones puedan desplegar todo su potencial creativo y convertirse en personas que transformen nuestro planeta tierra en un mundo más bondadoso, humanizado, amable y en equilibrio, paz y armonía con la naturaleza.

Pleno 2023

 

Bitácora del Viaje

Comenta y comparte.

Comparte un deseo para el 2023

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si te gusta, comparte

GUARDERIAS COMUNITARIAS